Una enorme ola oceánica vive en un centro en Corea del Sur. Es tan real que provoca escapar de ella