Una foca rescatada se convierte en la nueva atracción del acuario de Nueva York. Se llama “Sidney”