Una gatita, rechazada por tener cara de gruñona, termina encontrando un buen hogar