Una granja británica termina siendo un parque en el que los animales mandan