El 1 de septiembre de 2016, Yevette llevó a su hijo a la escuela de Fort Worth, Texas, donde ambos vivían. El día comenzaba al igual que lo hacía siempre. Pero de lo que esta madre del Norte de Texas no tenía idea era de que el resto de su día sería muy diferente a cualquier otro.

Seguir leyendo artículo en rolloid.