Una modelo e influencer descubrió que la estaban grabando con cámara escondida mientras se hospedaba en un Airbnb