Una mujer vio a Ben Stiller en el metro y perdió el control. Él se portó como un verdadero caballero