Una oferta de trabajo de ensueño: cuidar una isla en las Bahamas cobrando un pastizal