Una profesora no pudo evitar reírse ante un gran pedo en su clase por Zoom. Los niños lo disfrutaron