Una reacción alérgica a un implante le deformó los labios. No podía comer y le costaba respirar