Una revista científica demuestra la razón por la que algunas personas se parecen a su pareja