Una universidad estadounidense analizó si el dinero da o no la felicidad