Una vaca y tres bueyes disfrutaron de una playa poco concurrida en Brasil. Se refrescaron en el agua