Una víctima de violencia de género se salva gracias a una nota que dejó en su banco