Unas curiosas espirales se viralizan al multiplicarse por las playas