Unos psicólogos consiguen descubrir la parte del cuerpo que sabe cuándo se acerca la muerte