Usar “glitter boobs” y tener buen gusto pueden ir perfectamente de la mano. Coachella lo confirmó