Valiente bebé prematuro nacido a las 22 semanas logró sobrevivir. Lo despidieron como un rey