Viaja en el capó a más de 100 km/h en carretera. Con una mano se sujeta y con otra llama por ayuda