Viajó 360 km para entregar una pizza a un enfermo de cáncer terminal. Solo quería hacerlo feliz