Viajó por horas para una cita de Tinder y gastó más de 100 dólares para que él la llamara «gorda»