Vivía encadenado y amordazado en su patio. Los vecinos resolvieron el problema con sus propias manos