William Shakespeare fue uno de los primeros en recibir la vacuna de Pfizer. Su nombre causó risas y juegos de palabras