Acoge en su casa a niños vulnerables y los alimenta y da cariño. Tiene más de 100 “hijos de corazón”