Dos osos polares bebés huérfanos reciben su primera clase de natación. Superaron su miedo al agua