Perrito acompañó a su dueño desde el hospital al cementerio cuando murió. Se acostó junto a su ataúd